Epale

Visita www.oxido1180.com

La vida real

Posted by oxido1180 en julio 6, 2007

Esta entrada la he copiado directamente de CPI, ustedes perdonarán, pero es que es muy buena, estas pequeñas historias me conmueven, en otras condiciones podría pensar que son patrañas y que este tipo de cursilerías sólo pueden ocurrir en los países del primer mundo, pero entonces recuerdo el ejemplo cotidiano de mi madre y todo cambia, estas historias son reales y son inspiradoras.

 

Dejo la entrada para hacer una pausa, sirva para el fin de semana y un rato más, igual sirva para reflexionar.

 

El deporte y el espíritu de competencia leal nos hacen mejores, enaltecen y dignifican. 

 Hoy me han mandado por correo electrónico (¡gracias, José María!) un vídeo que nos muestra a Dick y Rick Hoyt, padre e hijo, conocidos como el “Team Hoyt” (Equipo Hoyt). Rick sufrió asfixia en el parto por culpa del cordón umbilical y quedó con una parálisis casi total. Los doctores decían que el cerebro también se había visto afectado y que Rick quedaría en estado vegetativo, pero los padres se esforzaron en educarle de un modo “lo más normal posible”. A pesar de no poder hablar, Rick demostró pronto que su cerebro estaba bien: se partía de risa con los chistes. No puede casi moverse y no habla, pero entiende todo y se comunica a través de un ordenador especial, muy parecido al de Stephen Hawking, que va seleccionando letras hasta que él hace un pequeño gesto con la cabeza.

Una de las ilusiones de Rick era participar en una carrera benéfica en honor a un deportista local que había quedado parapléjico en un accidente. Su padre le ayudó a participar, empujando su silla de ruedas durante todo el recorrido. Rick se sintió realizado, libre de sus ataduras corporales, y dio así comienzo una larga gesta de carreras en las que padre e hijo han participado desde entonces. Es algo impresionante.

El vídeo que viene a continuación muestra la participación de padre (de 60 años) e hijo en una triatlón de la Iron Man (les recuerdo: 3,8 km de natación, 180 km de bicicleta y una maratón –42,195 km– para acabar). Es realmente sobrecogedor ver tanto la cara de felicidad del hijo como la de esfuerzo del padre. Comienzan la carrera con el día y la terminan de noche, pero la terminan. Es algo que hay que ver. Esto es un padre digno de mención:

Pueden aprender más en la página del Team Hoyt .Actualización: Maratoniano tiene una entrada sobre esta familia en la que cuenta muchas más cosas, y Druida Celta también escribió sobre el tema hace poco. Además, én este vídeo pueden ver (en inglés, eso sí) una entrevista con el padre, emocionantísima.

  Yo les veo en breve. Se me ha metido algo en el ojo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: